ISVIS 2021 aboga por una vivienda sostenible desde tres perspectivas: social, económica y medioambiental

ISVIS 2021, el primer congreso dedicado a la innovación y la sostenibilidad en la vivienda social, concluyó con vocación de continuidad y satisfacción entre asistentes y organizadores. Un foro de gran nivel y utilidad para la adaptación del sector  a los continuos cambios que se vienen produciendo en la sociedad.

Un intenso programa de ponencias técnicas, comunicaciones y mesas de debate conformaron la agenda de este evento en el que los asistentes pudieron conocer nuevas tendencias y casos de éxito, así como compartir experiencias.

En definitiva, un espacio idóneo para la generación de sinergias entre los diferentes actores implicados en el sector de la edificación, que coincidieron en señalar que confort, la habitabilidad y la sostenibilidad, son elementos imprescindibles de la vivienda social.

Entre sus próximos desafíos, se contemplaron la necesidad de modificar las instrucciones técnicas para adaptarlas a las necesidades reales de la ciudadanía. Así como la flexibilidad y previsión en las actuaciones, para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático, y conseguir que las viviendas sociales sean resilientes.

Durante el congreso, se analizaron diferentes herramientas de gestión de la sostenibilidad de la estas viviendas y su entorno urbano; los certificados de eficiencia energética de nueva generación; metodologías de evaluación; y soluciones constructivas para impulsar la economía circular.

Entre los aprendizajes compartidos tras la crisis sanitaria se destacó la importancia de las relaciones en el entorno urbano, la necesidad de habitar viviendas saludables, y el hecho de priorizar la calidad frente a la cantidad en la promoción de viviendas.

La vivienda social de consumo casi nulo y el edificio de energía positiva, fueron algunos ejemplos de presente y futuro de la construcción sostenible.  Así como se resaltó que el aspecto ambiental no debe estar reñido con el económico.

Por último, se llamó a la colaboración y formación en sostenibilidad  a aquellos actores implicados en el sector: técnicos, constructores y usuarios. Sin olvidar la apuesta por la innovación tecnológica para hacer viable la vivienda social, y la industrialización como motor de cambio. Todo ello, para ser capaces de generar viviendas accesibles que atiendan de forma integral las necesidades de las personas.

Related Posts